Un remedio para los sofocos: lúpulo.

Los sofocos nocturnos, uno de los síntomas más molestos durante la menopausia... junto con el nerviosismo... en muchos casos nos impiden dormir. Son tan molestos que no nos dejan pegar ojo.

Un remedio casero y natural que nos ayudará a reducir los sofocos y  el nerviosismo es tomar lúpulo. El lúpulo es una planta utilizada por sus cualidades tranquilizantes y conocida por ser la materia prima de la cerveza.

Una buena idea es rellenar una bolsita de tela con flores de lúpulo y espliego y colocarla en la cabecera de la cama. El aroma de estas plantas es relajante, por lo que, al aspirarlo durante la noche ¡, te asegura un sueño tranquilo y reparador.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada